marzo 1st, 2018 por Miliciano

Entendemos esta huelga general feminista, como un ejercicio de presión mediante el paro de la producción y de todos los aspectos de nuestra vida cotidiana. Esta jornada pretende obligar a todos los sectores sociales a tomar partido de las reivindicaciones que se exigen para la misma. Sin entrar en el análisis histórico de que era o debiera ser una huelga (sin final programado, sin servicios mínimos, etc), queremos decir que:

Las mujeres sufrimos una violencia constante, la responsabilidad es social y también institucional. Se cometen a diario flagrantes, dolorosas y dramáticas injusticias producto de un sistema judicial y una sociedad, machista y patriarcal…EXIGIMOS una serie de cuestiones que deben entenderse como cuestiones básicas y mínimas y sin perjuicio de incluir las que aleguen otros colectivos, organizaciones o personas:

1. Violación, agresión sexual:

No a la exculpación de los agresores. El argumento jurídico más utilizado es que la victima no dijo NO, no opuso resistencia o bien no se defendió lo suficiente. Esto supone además de sufrir el hecho traumático, la condena por ser víctima. Los agresores cuentan con un sinfín de herramientas que les dota el propio sistema judicial. La grabación parcial puede suponer una prueba exculpatoria, en lugar de suponer un delito añadido.

2.. Medios de comunicación:

Exigimos el cese de los juicios de valor que manifiestan dudas hacia las víctimas, tanto de agresiones sexuales en todos sus grados, como en violencia de género. Exigimos medidas que conlleven el cese inmediato de estas prácticas, así como la condena social generalizada. Entendemos que es un delito, el sometimiento diario a conjeturas que menoscaban la moral de las víctimas. Contribuyen, además, a crear corrientes de opinión que suponen dejar en desamparo a las mismas. Para nosotres, esto constituye un verdadero acto terrorista.

3. Violencia de género:

a. Que las órdenes de alejamiento sean efectivas.

b. Que se retire la tutela inmediata a los agresores o denunciados por estos hechos. Y que además estos tengan que hacer frente a la parte correspondiente de la manutención. Constituye un verdadero calvario asumir el maltrato hacia los/as hijos/as, con la impunidad que permite la legislación actual. Además del maltrato hacia las madres, indirecto o directo.

4. No a la retirada de menores a mujeres precarias por parte de las instituciones:

Los motivos para quitar las custodias son absolutamente discriminatorios y arbitrarios. La mayoría de los casos es por pobre, sin entorno, migrante y sin recursos para defenderse de la amenaza de retirada de custodia, existiendo casos en que esta firma sin saber, la pérdida definitiva de la custodia… También existen los casos de discriminación añadida por disfunción. Por un lado se defiende la paternidad de los maltratadores y por otro se niega la capacidad a las mujeres por motivos de prejuicios machistas y dsicriminatorios, que se manifiestan en los protocolos de pérdidas de custodia. En la mayoría de los casos el gasto económico y de recursos que suponen la manutención de un menor, por parte del estado, podría destinarse a las mujeres madres precarias y así contribuir a que estas puedan disponer de recursos para la manutención de los mismos. Existe un gran negocio en torno a la tutela y a los centros de menores, así como la especulación por entidades religiosas tendentes a facilitar la retirada de custodia, para donarlos a familias de bien. Exigimos el retorno de las tutelas contempladas en este apartado. Y que se otorguen subsidios familiares.

5. Abolición de la ley Tránsfoba 3/2007, 15 de Marzo. La institución obtaculiza y patologiza una cuestión esencial, como es la decisión sobre nuestra identidad (en el amplio sentido de la palabra). Constituyendo un acto discriminatorio y vejatorio para estas personas…

6. Equiparación salarial. Si bien la desigualdad en los salarios no es una cuestión que se manifieste mediante la legislación, si tenemos que decir que viene siendo una practica habitual desde la patronal. En el caso de ser mujer no nativa, se sufre doble discriminación. Exigimos el fin de esta práctica, así como medidas legales que permitan la consecución de demanda por discriminación de estos hechos, asimismo por discriminación tránsfoba.

7. Convenio colectivo para trabajadoras del sexo:

En este colectivo existe total precariedad laboral dónde las trabajadoras no tienen herramientas legales que permitan la confrontación con su empleador. Esto conlleva un sinfín de cuestiones que dejan en vulnerabilidad a este colectivo, como pueda ser una reclamación laboral o el hecho de coacción para ejercer prácticas que vulneran la dignidad y la salud, así como el derecho a seguros sociales. El estado quiere dar forma a la fiscalidad, intentando captar el máximo beneficio de este trabajo, olvidando un derecho fundamental como son los derechos laborales. Si bien no queremos favorecer el hecho de lucrar intermediarios de este oficio, o propiciar la cosificación de las mujeres, entendemos el convenio colectivo de este sector, como algo básico y de imperiosa necesidad. Exigimos asimismo, que estas sean las únicas interlocutoras válidas para este proceso. No incluimos las prácticas que supongan exclavización (trata de mujeres) por la cuestión evidente de ser un hecho criminal.

POR EL FIN DEL MACHISMO

POR EL FIN DEL PATRIARCADO

POR EL FIN DEL CAPITALISMO

!TODXS A LA HUELGA ESTE 8 DE MARZO¡

Publicado en Acción Social Etiquetado como: