¿Quiénes somos?

¡Salud! Si estás viendo esta web y estás interesada/o en la CNT es posible que sea porque simpatizas con las ideas anarquistas, pero también es posible que simplemente tengas un problema con tu empresa y estés buscando ayuda. En cualquiera de los dos casos estás convencida/o de que hay que luchar contra la explotación. Si tu empresa te acosa, explota o despide, no se trata de un caso aislado; todos y todas lo sufrimos porque los/as trabajadores/as somos mercancía de usar y tirar para los explotadores. Si te quedas en la reclamación del finiquito, en la denuncia de un despido, no estaremos haciendo nada para acabar con la explotación.

Todas las personas sin excepción sabemos perfectamente por qué hay pobreza, desigualdad, hambre o guerras. Unos pocos lo tienen todo y dejan que casi toda la población se reparta la miseria. Todas sabemos que la riqueza de los empresarios se basa en la esclavización de trabajadores/as o que son los gobiernos los que inventan las guerras para mandar a morir a la gente sencilla. El mundo entero está dirigido por las grandes empresas en complicidad con todos los gobiernos. La verdadera cuestión es si estamos dispuestos/as a organizarnos para luchar y acabar con la tiranía.

Frente a tal explotación no es posible enfrentarse de forma individual. Cuando te rebelas contra el déspota de tu jefe o denuncias a tu empresa porque te quiere robar puedes ganar pequeños derechos, pero la explotación siempre permanece. Solo el apoyo mutuo entre todas/os puede hacerles frente. Solo un apoyo mutuo de miles de trabajadoras/es organizadas/os puede aspirar a destruir su sistema.

Toda empresa explota por definición. Todo gobierno oprime y reprime la desobediencia. Nuestra obligación es precisamente esa: desobedecer. Luchar contra todo autoritarismo y rebelarnos contra toda injusticia. Y proponer una nueva sociedad basada en la solidaridad y la libertad de las personas. Para eso se fundó la CNT en 1910. Y para eso se fundó la AIT en 1922, pues la esclavitud no entiende de estados ni fronteras, y por ello nuestra lucha ha de ser internacional.

Bien sea para exigir un derecho laboral, bien para lograr la emancipación total del pueblo, las/os trabajadoras/os tenemos en nuestras manos el arma más poderosa: los empresarios necesitan nuestra mano de obra para producir. Por eso la Acción Directa, concretada en el boicot, la huelga y el sabotaje, es el medio más eficaz para ganar luchas.

El estado y el capital tienen sus propias armas que, además de la represión en forma de policía, ejército y cárceles, son aquellas que anulan la acción directa y corrompen las organizaciones: subvenciones, liberados/as, elecciones sindicales y comités de empresa son todos privilegios otorgados a cambio de sofocar las luchas y someter a las/os trabajadoras/es, para que callen y lo consientan todo. Por eso esas organizaciones no son sindicatos, sino empresas de servicios sindicales, que puedes contratar si te interesa.

La CNT es algo distinto. No queremos dinero del estado, pues nuestra finalidad es acabar con él. No queremos privilegios y por eso no tenemos liberados/as. Luchamos contra las jerarquías y por eso rechazamos los comités; aquí solo toma decisiones la asamblea. Rechazamos todo tipo de elecciones porque no delegamos nuestras decisiones en ningún representante. Luchamos juntas por la transformación social que algún día devolverá a los/as trabajadores/as lo que los empresarios han robado y repartirá la riqueza viviendo entre iguales.

Si esa es también tu aspiración, si estás dispuesta/o a luchar, aquí estamos.

Si estás sufriendo la explotación de tu empresa, más allá de estas ideas, te animamos a conocer la CNT y practicar la solidaridad entre trabajadoras/es.

 

“Los pobres son los más y tienen la razón y la fuerza de su parte. ¿Qué necesitan para vencer? Sólo quererlo”.    Fermín Salvochea

Febrero 28th, 2017 por Miliciano