Hay sangre en mi café.

Desde el Sindicato de Oficios Varios nos sumamos a la Campaña Hay Sangre en mi café iniciada por la CNT-AIT francesa en colaboración con ULET-AIT y Anarquistas del Cuerno de África.

En medio de la indiferencia general, el ejército etíope y eritreo, junto a sus milicias aliadas, están perpetrando un genocidio en Tigray. La ONU calcula que unos 350.000 personas están viéndose afectadas por una hambruna provocada por el conflicto armado, y pronto podrían ser hasta 2 millones. Numerosos informes de organizaciones de derechos humanos mencionan las atrocidades cometidas por estos ejércitos, haciendo hincapié en los numerosísimos casos de violación.

Por otro lado, en Colombia, la Policía Militar (ESMAD) y los escuadrones de la muerte masacran a la población que se rebela contra la pobreza y la corrupción. Desde el inicio de la revuelta, el 28 de Abril, más de 70 personas han sido asesinadas por la policía y 2300 han resultado heridas. Las organizaciones de derechos humanos denunciaron un centenar de casos de violencia, secuestro, agresión sexual y violación por parte de la policía y paramilitares contra manifestantes.

Con la compra de café de Colombia o Etiopía (incluso de los llamados <<pequeños productores>>), estamos financiando a estos dos Estados que masacran a  una población que reclama más libertad y más justicia social.

¿QUE PUEDO HACER?

Individualmente, puedo dejar de comprar café de Colombia o Etiopía, mantenerme informado y compartir esa información. Puedo imprimir pegatinas llamando al boicot y ponerlas en las bolsas de café en tiendas y supermercados.

Colectivamente, podemos iniciar grupos solidarios, para informar sobre lo que está sucediendo y extender el boicot mediante flyers, pancartas, etc. Podemos organizar piquetes informativos frente a las cafeterías, especialmente de las multinacionales que se encuentran entre las mayores compradoras de café, con el fin de crear conciencia entre sus consumidorxs y trabajadorxs.

Al exponer las políticas genocidas en Colombia y Etiopía, podemos contribuir a frenar el nivel de violencia. No obstante, hay que ser conscientes de que sólo un movimiento de base, de las propias personas que habitan estas regiones, tendrá la capacidad de detener la violencia del Estado, derrumbándolo y reemplazándolo por una sociedad autogestionada basada en la libertad y la igualdad.

Cada paso, por pequeño que sea, es una contribución positiva a la solidaridad internacionalista contra toda forma de totalitarismo.

¡ÚNETE!

Para saber más sobre lo que está sucediendo en Colombia y Tigray, os recomendamos:

@ULETsindical – Facebook, Twitter e Instagram

@HornAnarchists – Twitter

#TigrayGenicide #StopExecutingTigrayans #SOSColombiaNosEstanMatando #ParoNacional

Web de la campaña:

www.bloodycoffee.org

Campaña iniciada por la sección francesa de la Asociación Internacional de Trabajadores (AIT) en apoyo a ULET-AIT(Colombia) y a lxs compas Anarquistas del Cuerno de África.

1 thought on “Hay sangre en mi café.

No comments